EL FANTASMA DE CANTERVILLE

 

Oscar Wilde


Una familia estadounidense adquiere el castillo de Canterville, en un hermoso lugar en la campiña inglesa a siete millas de Ascot, en Inglaterra. Hiram B. Otis se traslada con su familia al castillo, pero Lord Canterville, dueño anterior del mismo, le advierte que el fantasma de sir Simon de Canterville anda en el edificio desde hace no menos de trescientos años, después de asesinar a su esposa lady Eleonore de Canterville. Pero el Sr. Otis, estadounidense moderno y práctico, desoye sus advertencias. Así, con su esposa Lucrecia, el hijo mayor Washington, la hermosa hija Virginia y dos traviesos gemelos, se mudan a la mansión, burlándose constantemente del fantasma debido su indiferencia ante los sucesos paranormales. El fantasma no logra asustarlos, y más bien pasa a ser víctima de las bromas de los terribles gemelos y en general, del pragmatismo de todos los miembros de la familia, por lo que cae en enojo y depresión, hasta que finalmente, con ayuda de Virginia (quien se apena por el fantasma), logra alcanzar la paz de la muerte.


•El fantasma de Canterville: es el alma en pena de sir Simón Canterville, que por trescientos años ha embrujado el castillo de su familia luego de asesinar a su esposa, lady Eleonore, y morir luego de nueve años tras desaparecer en extrañas circunstancias. Se dedica a espantar a los distintos habitantes del castillo que por varias generaciones lo han ocupado, valiéndose para ello de distintos «disfraces de fantasma» (el fraile vampiro, Jonás el desenterrado, el cazador del bosque de Hogley, el esqueleto del suicida, etc.), que son descritos como si fuesen caracterizaciones teatrales.

•Hiram B.Otis: el «embajador de los Estados Unidos», es un acaudalado empresario estadounidense, miembro del Partido Republicano de los Estados Unidos. Pragmático y decidido, no cree en fantasmas, por lo que adquiere el Castillo de Canterville y se muda a vivir allí con su familia.

•Lucrecia Otis: de soltera, Lucrecia R. Tappan, es la esposa del Sr. Otis. Una mujer madura y guapa, de ojos hermosos y esbelto perfil. Al igual que su marido, es una mujer práctica y llena de extraordinaria vitalidad.

•Washington Otis: hijo mayor de la familia Otis, bautizado en honor a George Washington, algo que él detesta. Rubio y buen mozo, perfectamente sensato, sus únicas debilidades son las gardenias y la nobleza. En varias ocasiones le hace jugarretas al fantasma de Canterville, quien le odia principalmente por borrar continuamente la «indeleble» mancha de sangre de la biblioteca que marca el sitio del asesinato de lady Canterville, obligando al fantasma a volver a ponerla cada noche.

•Virginia Otis: una joven de quince años, esbelta y graciosa, de ojos azules. Monta a caballo —descrita como «una verdadera amazona»—, y es la que ayuda al fantasma de Canterville a alcanzar la paz de la muerte.

•Los gemelos: conocidos como «Estrellas y Bandas», son dos traviesos chicos que se dedican a hacerle imposible la existencia al fantasma de Canterville jugándole continuas bromas.



***